BOTOX (TOXINA BOTULINICA)

El tratamiento estrella y por excelencia para eliminar las arrugas de la zona del tercio superior de la cara es la toxina botulínica.

Es uno de los tratamientos más utilizados y de mayor satisfacción en medicina estética, disciplina en la que empleamos dicha toxina botulínica (Bótox) tipo A con el fin de relajar la musculatura facial, responsable de la aparición de arrugas de expresión (glabela o entrecejo).
La duración del efecto al 100% es de 3 a 4 meses y durante los 2 a 3 meses posteriores se irá percibiendo una pérdida progresiva de los mismos. No se aconseja la realización de sesiones con un plazo de tiempo inferior a 4 meses.
Actualmente, tratamos de armonizar la mirada mediante la inyección de pequeñas dosis de toxina botulínica tipo A en puntos muy concretos del tercio superior de la cara. Así conseguiremos un rostro más relajado sin perder la expresividad.

El empleo de la toxina botulínica (Bótox) para el tratamiento de las arrugas de expresión ha supuesto una auténtica revolución en el mundo de la estética. Se trata de la técnica estética más realizada a nivel mundial.

Con el tratamiento de la toxina botulínica se obtienen diferentes mejoras estéticas que rejuvenecen el rostro pero no alteran en absoluto las expresiones ni los rasgos de la cara.
La toxina botulínica además de eliminar o suavizar las arrugas que se forman con la gesticulación diaria previene que estas arrugas se marquen más ya que elimina la contracción muscular de la zona tratada