podologo

Podología

Podología papiloma: Este virus es eminentemente contagioso ya sea por contacto directo de la sangre, por los poros dilatados de la piel, etc.

A menudo puede confundirse con un callo o dureza por lo que debe acudir a su podólogo cuando note el más mínimo síntoma para que le detecte a tiempo el problema.

Si padece un “papiloma”:

  • No intercambiar zapatos, calcetines o medias.
  • Utilizar una toalla exclusivamente para secarse el pie afectado.
  • Cada vez que utilice la bañera de su casa debe echarle un poco de lejía al terminar.
  • No se toque con los dedos aunque sienta picor ya que puede difuminar el virus por las manos o extenderlo por todo el pie.
  • Evite andar descalzo por cualquier zona hasta que le desaparezca el “papiloma”.
  • En cualquier caso siga el tratamiento hasta el final aunque se le alivie el dolor a que si no lo hace corre el riesgo de que aparezca de nuevo.

Para prevenir un “papiloma”. Si lo ha padecido alguna vez está predispuesto a contraerlo más veces por lo que debe vigilarse el pie muy a menudo. Evite las duchas públicas (gimnasios, instalaciones deportivas…) si no puede ducharse en casa utilice siempre zapatillas de goma. Cuidado en las piscinas y playas, son la fuente de contagio más importante.

Lavado:

  • Los pies deben ser lavados a diario.
  • Para ello se empleara agua templada, un jabón neutro y una manopla de baño suave.
  • Si existiera dificultad para llegar a los pies, se puede usar un cepillo blando de mango largo.
  • Nunca emplear guantes de crin, ni cepillos de cerdas fuertes, por el riesgo de provocar pequeñas lesiones.
  • La duración del lavado no debe ser superior a 5-10 minutos, para evitar la maceración y perdida excesiva de la capa córnea.
  • Durante el lavado se debe prestar especial atención a los espacios interdigitales.

Secado:

  • Se realizara minuciosamente con una toalla suave, no muy gruesa para que quepa bien entre los dedos, o una corriente de aire no muy caliente con el secador.
  • Deberemos insistir en los espacios interdigitales.
  • No se frotara fuertemente.

Hidratación:

  • Aplicar loción hidratante tras el secado.
  • Evitar el empleo de cremas irritantes o abrasivas (talcos, antisépticos agresivos, etc.) y especialmente entre los dedos, por el riesgo de producir maceración o fisuras.
  • No se debe aplicar pomada entre los dedos.

Cuidado de las uñas:

  • Usar tijeras de puntas romas, especialmente si la vista no es muy buena, por el peligro de provocarse heridas.
  • El corte de la uña debe hacerse horizontal.
  • No dejar las uñas muy rapadas, el espacio libre debe ser al menos de 1mm.
  • Si el paciente no es hábil, o no ve bien, el corte debería realizarlo otra persona.
  • Se deben corregir y tratar por su podólogo las uñas que crecen hacia dentro o deformadas, así como las quebradizas o gruesas.
PODOLOGIA