Dolor de Espalda

Reumatología

Las enfermedades reumáticas más frecuentes son la artrosis, el dolor lumbar crónico, la osteoporosis, los diferentes tipos de artritis (reumatoide, espondilitis, colagenosis, gota…), las tendinitis y la fibromialgia.

El papel básico del reumatólogo es diagnosticar y tratar médicamente a los pacientes que tienen enfermedades reumáticas, generalmente complejas.

Debido a sus amplios conocimientos en medicina interna, el reumatólogo, es un especialista con notables dotes para explicar y entender múltiples enfermedades que cursan o debutan con síntomas dispares (cutáneos, pulmonares, neurológicos, digestivos…), además de con dolores osteo-articulares.

Generalmente, el síntoma más importante que lleva a los pacientes al reumatólogo es el dolor en alguna parte del aparato locomotor. No obstante, otros síntomas también pueden ser importantes, como la hinchazón o la deformidad de las articulaciones o la limitación de la movilidad.

De una forma resumida, se puede considerar la visita al reumatólogo cuando notamos:

  • Dolor en reposo o a la movilidad, en las articulaciones de los miembros.
  • Dolor en la columna, tanto lumbar como cervical o dorsal.
  • Artritis, es decir inflamación de una o más articulaciones.
  • Prevención de la osteoporosis en el periodo postmenopáusico o tratamiento de esta enfermedad cuando produce síntomas o complicaciones.
  • Alteraciones en los análisis o en las radiografías sugestivos de enfermedad reumática, aún cuando el paciente no presente síntomas.

Resumiendo, el reumatólogo como “médico del aparato locomotor” es al que hay que acudir preferentemente ante cualquier dolor de origen no traumático pero, siempre, ante una inflamación articular no causada por un golpe.

El retraso en esta consulta puede suponer mucho en el pronóstico de la articulación inflamada.

Cuidamos de tu salud.

REUMATOLOGIA